La certificación energética es necesaria para alquilar o vender tu piso. En este artículo te explicamos cómo agrega valor a tu vivienda y cómo disminuir tu factura al contratar una tarifa


certjpg

Ahorrar al dar de alta la luz 

El precio de la energía es cada día más caro. Según publica la asociación de consumidores Facua, en los últimos 15 años la factura de luz se ha encarecido más de un 85%, convirtiéndose ya en una gasto importante en la economía doméstica de las familias españolas, por eso cada vez son más las personas que se deciden a ahorrar energía y a apostar por las viviendas energéticamente sostenibles. 

Una forma interesante de ahorrar con las facturas se consigue al contratar el gas natural, ya que se pueden encontrar tarifas de gas natural muy interesantes en el mercado utilizando un comparador. De esta forma, podemos confrontar los diferentes precios y ver cuál es el más interesante. Otro punto a tener en cuenta es si vamos a instalar la calefacción al contratar el gas, o solo en la cocina, ya que la tarifa de acceso también repercutirá en nuestra factura. 

Sucede lo mismo para la luz, ya que entre los requisitos para dar de alta la luz se encuentra el de elegir la potencia eléctrica, que se abona por cada kilovatio de potencia instalado. Los expertos recomiendan contratar solo la necesaria.  

¿Para qué sirve la certificación energética? 

El certificado energético es un documento donde se muestra la calificación que se ha otorgado a una vivienda, ponderándola entre la A hasta, la más alta, hasta la G, la más baja, relacionado también con colores que van desde el verde, el más sostenible hasta el rojo de alarma, con el fin de relacionarlo con la escala de valores de una forma más sencilla.  

Además de la escala de valores, la etiqueta energética incluye la información sobre la cantidad de CO2 que emite y el consumo anual de energía que producirá la casa. A continuación te enumeramos las diferentes valoraciones y su significado: 

●     La letra A simboliza la mayor eficiencia energética y su color es el verde más oscuro.

●     La letra B está coloreada de un verde más claro y representa una buena eficiencia.

●     La letra C no es tan energética como las precedentes y está coloreada de un verde más cálido.

●     La letra D representa una eficiencia normal y está coloreada de amarillo.

●     La letra E nos dice que el inmueble cuenta con muy poca eficiencia energética y su color es el amarillo anaranjado.

●     La letra F simboliza una eficiencia energética baja y su color es el naranja.

●     La letra G simboliza una vivienda que no cuenta con ningún tipo de eficiencia energética y su color es el rojo. 

Este certificado por un técnico especializado y es obligatorio obtenerlo desde 2013 para alquilar o vender una vivienda, según el Real Decreto 235/2013. Así que no olvides conseguirlo para agregar valor a tu inmueble.